Razones para no tener una web diseñada con Flash


This is some text prior to the author information. You can change this text from the admin section of WP-Gravatar  To change this standard text, you have to enter some information about your self in the Dashboard -> Users -> Your Profile box.

Flash es una herramienta utilizada para generar un formato de archivos que permite realizar animaciones e integrar vídeo y audio, entre otras características que muestran resultados bastante atractivos visualmente. Desde hace años existe y se mantiene la tendencia, por parte de las empresas pequeñas y medianas, de tener una página web diseñada con Flash. Te detallamos a continuación nuestras razones por las que no diseñaríamos una web con Flash. 1.- Accesibilidad. Para reproducir una página web en flash se necesita un complemento en el navegador, el cual no todos tienen instalado, es decir, no todos podrán visualizar el sitio. Nadie te asegura que ese usuario tenga tantas ganas de entrar en tu web como para instalar el complemento. Otro problema de accesibilidad, que cada vez es mayor, es que los dispositivos móviles están dejando de reproducir los sitios en Flash (no traen el complemento instalado), y esto es algo que se está expandiendo cada vez a otros dispositivos como las tablets. Con los años cada vez serán más los dispositivos que dejarán de reproducir Flash, por lo que será realmente un problema tener un sitio web que muchas personas no puedan abrir. 2.- Posicionamiento en buscadores. Los buscadores no pueden leer Flash, con lo cual es un gran problema para aquellos que buscan atraer visitas por medio de los mismos. Esto implica que no se puede posicionar en los buscadores distintas palabras/frases clave que atraigan visitantes a la web, ya que para Google, las webs en Flash son como una imagen. Es como si las webs en flash no tuvieran texto alguno. Cada vez son más los usuarios que, para dirigirse a una página web, escriben el nombre del sitio o producto en los formularios de búsqueda. Y también son muchos los compradores que encuentran lo que necesitan con la ayuda de los buscadores. Por eso es muy importante estar bien posicionado, hay que aparecer entre los primeros resultados de la búsqueda para atraer clientes a tu sitio web. 3.- Problemas al navegar. Las teclas “atrás” y “adelante” de los navegadores, son muy utilizadas por los usuarios. En los sitios web en Flash, no se pueden utilizar dado que al hacer clic en atrás, lo que hace no es volver a la sección anterior de la página, sino que vuelve a la página anterior (como por ejemplo al buscador donde hemos encontrado la web). Es como si en tu tienda obligases al posible cliente a realizar un recorrido determinado para ver tus productos. 4.- Peso. Las webs en Flash son más pesadas, por lo cual tardan más en cargar. Hoy en día, no se nota mucho la diferencia dado que hay un avance importante en la velocidad de conexión de los usuarios, pero áún así, Google (y otros buscadores) tienen en cuenta el peso de la página a la hora de posicionarla en los resultados de búsqueda. 5.- Interacción con el cliente. Actualmente es muy común el sitio web sirva como medio estadístico para crear una base de datos por medio de registros, encuestas o simplemente para conocer opiniones, reclamos o sugerencias de nuestros usuarios. Cuando se tiene un sitio web desarrollado con Flash es casi imposible tener la opción de registro de usuarios, clasificados, portales… por lo cual no puede existir una interacción directa con el cliente. 6.- Problemas de gestión ¿Qué sucede si se quiere hacer algún cambio como añadir una sección, o actualizar un precio o un servicio? Una de las grandes ventajas de crear tu web con sistemas autogestionables, como los que utilizan los blogs, es que se puede ofrecer lo que se quiera en tiempo real, añadir o quitar un servicio, organizar el contenido por categorías y corregir cualquier error al instante. Y todos estos cambios son rastreados y tenidos en cuenta por los robots de búsqueda. Además, dado que con Flash es muy sencillo hacer animaciones espectaculares, los diseñadores se suelen centrar en esta potencia para hacer web muy llamativas. Pero dejan de lado aspectos como la facilidad de uso y buena organización de la web, propiedad fundamental de un sitio web. En general, si se quiere vender por Internet, es más recomendable invertir en una web autogestionable. Si tiene contenido, está bien estructurada y es fácil de actualizar se podrá posicionar mejor en los buscadores, lo que provocará, obviamente, más visitas. Se producirá un ahorro en mantenimiento y se incrementarán las ventas.